Como navegar de forma segura y privada por Internet

 

Seguridad Navegacion imagenInternet ha demostrado ser una herramienta extremadamente útil y su extensión ha supuesto una verdadera revolución global, alterando drásticamente el modo en que nos comunicamos. Una información pública en Internet está disponible para todo aquel que llegue a ella, desde cualquier parte del mundo, y en sólo unos minutos un mensaje puede llegar a miles de personas.

Somos conscientes de las ventajas que esto supone, e intentamos sacarle partido, pero Internet es un arma de doble filo, por lo que debemos actuar con precaución para no sufrir las consecuencias negativas de un uso inadecuado de la Red. Mucha gente no se lo plantea, pero navegar de forma anónima sin ningún seguimiento por parte de terceras personas o empresas, no es tarea fácil.

Diversos gobiernos y proveedores de acceso web han intentado intervenir (o lo hacen ya) en la Red, bien sea para controlar determinados contenidos, para cobrar por el acceso a los mismos o para impedir que se puedan ver. Ante estas amenazas a su esencia, una de las defensas de los internautas consiste en contratar servicios de red privada virtual (VPN).

Una red privada virtual o VPN (siglas en inglés de virtual private network), es una tecnología de red que permite una extensión de la red local sobre una red pública o no controlada, como por ejemplo Internet. Hasta ahora, utilizaban VPN las empresas y personas que necesitaban crear una forma segura de entrar a su red local desde el exterior. Son útiles para trabajadores que se conectan a distancia, desde su casa o mientras viajan, con las aplicaciones alojadas en los servidores de sus empresas. Una conexión cifrada dificulta en gran medida posibles interceptaciones y que se averigüen los datos que se envían o reciben. Por otro lado, una red VPN también sirve para asegurar mejor las conexiones de forma inalámbrica.

Es sorprendente la cantidad de información que se puede obtener de nuestros hábitos de navegación, así pueden bombardear nuestro correo electrónico con, por ejemplo, ofertas de productos según nuestro acceso a determinadas páginas o servicios. Os dejamos un video de youtube de como las cookies captan información para un posterior envío de publicidad:

 

 

Con las amenazas al intercambio de contenidos, varias empresas comercializan servicios VPN para usuarios domésticos. Cada conexión a la Red se identifica con un número IP, que en general lo proporcionan los proveedores de acceso y que está asociado a un determinado país, región o ciudad. Muchas restricciones de Internet se generan a partir de estos números. Hace años utilizaba servicios como pandora en la que podía escuchar al cantante o grupo que me gustaba. Ahora un mensaje al entrar en esta web indicando que estoy en un país fuera de Estados Unidos me impide el uso de este servicio. Con las amenazas a la neutralidad de la Red que han surgido desde diversos frentes, varias empresas han comenzado a comercializar redes privadas virtuales dirigidas a usuarios domésticos. En ellas se sustituye la IP original del internauta, gracias a otros servidores que se sitúan con frecuencia en países distintos. Es una manera de evitar las restricciones ya que aparentemente estamos navegando desde un país extranjero y no desde el nuestro. Así si ahora quiero vover a utilizar Pandora podría contratar una empresa estadounidense para navegar a través de su IP y que me diera acceso a los servicios de esta web.

Por una cuota de inferior 15 euros al mes, según la compañía, el usuario garantiza una navegación privada por Internet. Pero no sólo en la Web, también en cualquiera de los programas que se usen en ella, como el correo electrónico, las redes de compartición P2P o las aplicaciones de voz sobre IP.

Nadie desde fuera podrá saber qué visita, y por lo tanto, qué le interesa; qué intercambia, de qué y con quién habla o qué se baja desde de determinados sitios web. El anonimato es completo y en esa persona una hipotética violación de sus comunicaciones no hace mella. No se debe olvidar que el secreto de las comunicaciones privadas es un derecho constitucional.

El sistema sólo tiene un punto débil: la propia empresa que proporcione la VPN puede tener la tentación de violar sus comunicaciones. Para asegurarse de que esto no sucede y evitar timos, conviene leer las condiciones de uso y privacidad de cada servicio y comprobar la reputación de la empresa mediante búsquedas de opiniones de otros usuarios. En principio, como es lógico y legal, estas empresas sólo revelan la identidad de un determinado usuario cuando hay indicios de que se ha cometido un delito grave y por orden judicial.

Los programas donde la gente intercambia música o vídeos se encuentran en el punto de mira de las industrias culturales. Por eso hay quien tienen en cuenta esta vigilancia y cierto software utiliza VPN para garantizar la privacidad.

A pie de página os dejamos algunos links de empresas que ofrecen estos servicios, podréis encontrar muchas más en Intenet.



Links de interés:

TuVPN: Servicios VPN es castellano

Witopia:  Proporciona privacidad en la navegación por red

Ipredator:  Creado por fundadores de The Pirate Bay

Remobo:  Permite al usuario crear una VPN con pocos clics que englobe a todos sus ordenadores, sin

importar en qué ubicación estén.

HotSpot Shield:  Un servicio de VPN gratuito